📣 ANUNCIA CON NOSOTROS

💼DIRECTORIO DE EMPRESAS

📱SERVICIO AL CLIENTE: 0981059848

Arauz-Lasso-Yaku

POR: KLEBER EXKART

Compártelo

Niebla política en el horizonte del país

Aun no se despeja la niebla política en torno al segundo puesto en las elecciones del pasado 7 de febrero. Arauz tiene confirmada su participación en la segunda vuelta no así Guillermo Lasso y Yaku Pérez, que peleen voto a voto este segundo lugar.

 

No creo que sea sabio ni políticamente correcto llorar sobre la leche derramada. Ecuador es un país que tiene grandes virtudes, pero también grandes taras, que nos acompañan desde la época de la colonia. Seguimos sin alcanzar la madurez política que los 200 años de desgobiernos deberían habernos dado.

 

No es cuestión de relevo generacional, porque con cada nueva generación clonamos la estupidez eleccionaria a la hora de ejercer nuestro derecho de sufragio y repetidamente nos volvemos a equivocar como si la gobernabilidad fuera un acto de juego de azar.

 

El domingo 7 pudimos ver enterrado una manera de gobierno, llamada populismo, no estoy seguro si es de derecha o de izquierda pues es camaleónica a la hora de sus actos mas abyectos y execrables. Pudimos, aunque sea eufemísticamente ver dado un paso a la madurez política votando por una propuesta seria y coherente. Sin embargo, a primado el clientelismo político de la dádiva fácil y la vuelta atrás del correismo, que perseguirá al país como una espada de Damocles, sobre el futuro de sus ciudadanos.

 

Aun la niebla nos acompañará hasta abril, cuando decidamos quien finalmente nos gobernará. Es muy posible que nos arrope por completo y empecemos a vivir la era del ostracismo y cretinismo generalizado. Un mal es mas terrible que el otro, de eso estoy totalmente seguro. Sin embargo, todavía estamos a tiempo de conjurar nuestro incierto futuro y podemos torcer el cuello al cisne y enrumbar nuestro barco político hacía puertos mas seguros, donde nos espera no el paraíso, eso lo tenemos claro, pero si el duro trabajo para empezar a enderezar los entuertos que nos han legado una clase política maquiavélica y maldita, porque no ha hecho otra cosa, que desgraciar la vida de toda una nación.

 

Como dije al inició no se trata de llorar sobre la “leche derramada”. Tenemos que aunar voluntades y empezar de cero a replantearnos la estrategia de llegar al pueblo. Tengo la esperanza que no vivimos entre cretinos sino entre hombre de mucha sabiduría que temporalmente han sido obnubilados por los cantos de sirena de políticos disfrazados de Mesías, que terminan siendo finalmente los ejecutores de conciencia y vidas echadas a la miseria como moneda de ínfimo valor en el mercado de la politiquería.

 

No perdamos la fe en los valores morales intrínsecos de los ciudadanos mirémoslos como ovejas descarriadas que hay que llevarlas nuevamente a la luz de un nuevo amanecer para el país.

 

 

suscribete